Cómo reconocer los problemas escolares en Secundaria

Los altibajos en la escuela son parte de la vida de muchos adolescentes. Se trata de un época de cambios y descubrimientos que puede impactar en el aprendizaje. Una buena relación entre la escuela y la familia ayudar a evitar problemas. Si surgen problemas escolares, es importante que los reconozca y para abordarlos rápidamente.

Las dificultades escolares varían de leves a graves, pueden durar muy poco o durar más. Pero incluso los problemas escolares a corto plazo pueden tener un impacto negativo en cómo se sienten los jóvenes acerca de la escuela, los estudios y de sí mismos.

A continuación encontrarás indicadores que te ayudarán a reconocer la existencia de problemas que requieren atención.

Indicadores relacionados con el desarrollo cognitivo en Secundaria

– Rendimiento académico claramente inferior/superior

– Falta de participación en actividades realizadas en gran grupo

– Ausencias y ensimismamiento, especialmente ante explicaciones

– Incapacidad para trabajar de manera autónoma

– Necesidad de explicación a cada paso

– Serias dificultades en el acceso a la información

– Necesidad de aumentar el tiempo de dedicación a tareas, exámenes, actividades…

– Conocimientos por encima de su edad y/o nivel educativo.

– Muestras de originalidad y creatividad.

– Posee una gran habilidad para abstraer, conceptualizar, sintetizar así como para razonar, argumentar y preguntar.

– Aborda los problemas y conflictos desde diversos puntos de vista, aportando gran fluidez de ideas y originalidad en las soluciones.

Indicadores relacionados con el desarrollo motor en Secundaria

– Sus movimientos son demasiado lentos

– Aparente descoordinación fuera de lo común en la marcha, carrera…

– Precisa ayudas para desplazarse de manera funcional por el centro

– Aprieta demasiado el lápiz/bolígrafo al papel

– Necesita utilizar cuadrículas o pautas para controlar el tamaño y la direccionalidad del trazo

Indicadores relacionados con el desarrollo sensorial en Secundaria

– No copia de la pizarra los ejercicios, esquemas…

– Utiliza una letra muy grande

– Aparente falta de capacidad por no acceder a los contenidos del libro

– Necesidad de estar muy cerca para interactuar

– Es capaz de mantener la mirada pero no contesta cuando se le habla

– Reacciona a estímulos sonoros en función de dónde venga el sonido

Indicadores relacionados con el desarrollo del Lenguaje en Secundaria

– Evita leer o escribir

– Pobreza en las redacciones orales y/o escritas

– Tendencia a perder información cuando lee un texto o escucha un relato

– Comprensión lectora pobre, manifestando dificultad para entender los temas leídos

– Incapacidad para expresarse de manera oral/escrita con fluidez y coherencia

– Su vocabulario es pobre y/o vulgar

– Dificultad para el aprendizaje de idiomas extranjeros

Indicadores relacionados con el desarrollo afectivo y social en Secundaria

– No es popular a la hora de trabajar en grupo

– Dificultad para aceptar críticas

– Falta de empatía y poco respeto hacia las opiniones de los demás

– Problemas para negociar

– Aislamiento y dificultades a la hora de trabajar con otros compañeros

– No participa en las conversaciones

– Cuenta con un comportamiento atípico, peculiar y aparentemente forzado

– Dificultad para entender y aceptar bromas/dobles sentidos

Indicadores relacionados con el desarrollo atencional en Secundaria

– Trabajo lento en clase y en los exámenes

– Dificultades para organizarse y muestras evidentes de desorden

– Materiales de clase poco cuidados

– Escasa capacidad para corregir su trabajo

– Problemas en tareas de elección múltiple

– Comete errores en la ejecución de tareas simples y ajustadas a su capacidad

Indicadores relacionados con las tareas académicas

– Dificultades en la abstracción

– Dificultades importantes en la lectura y escritura

– No opera ágilmente con números

– Los ejercicios escritos están inconclusos e incoherentes con lo demandado

– Realiza intervenciones que poco o nada tienen que ver con lo que se está trabajando

– Dificultades considerables en el empleo de Técnicas de Trabajo Intelectual (TTI): resúmenes, esquemas, redacciones, exámenes.

– Dificultad en la comprensión lectora de problemas numérico- verbales

Hablar con el centro escolar

Si crees que su hijo o hija está teniendo dificultades académicas sería recomendable que hables con él o ella directamente sobre estos problemas. 

– Trata de no dar las cosas por sentado y empieza las frases con “tengo la sesión que” o “me ha parecido que”. Ponga ejemplos concretos (“me ha parecido que este tema de matemática te está resultando especialmente difícil”). 

– Espere a que su hijo o hija responda. Si detecta que una actitud defensiva o evitadora, trate de normalizar la situación. Indíquele que es algo frecuente y trate de encontrar una solución consensuada.

– En caso de que su hijo o hija niege estas dificultades o sea incapaz de verlas puede ser apropiado que te reunas con el centro escolar. Así, podrás explorar si ellos también han detectado estas dificultades. Avisa a tu hijo de que vas a solicitar a esa reunión y dile que tu objetivo es ayudarle a que tenga las ayudas que pueda necesitar.

Contactar con un profesional

Si cree que las dificultades de su hijo o hija son importantes y no sabe cómo ayudarle contacta con nosotros. Nuestra experiencia en el tratamiento de niños y adolescentes nos permitirá orientarte sobre qué tipo de ayuda puede necesitar. Además, podemos realizarle pruebas específicas para detectar qué está ocurriendo. Los adolescentes pueden sentirse más cómodos hablando de sus problemas con personas externas, ajenas a su círculo, ya que les da una sensación de libertad. 

¡No subestime las dificultades observadas! Podría ser indicadoras de problemas afectivos o de problemas de aprendizaje que requieren atención específica.