La falta de actividad sexual, el malestar continuo, las discusiones, los gritos, los malos gestos, la falta de atención, los celos o las infidelidades, son algunos de los motivos por los que una pareja acude a terapia. Son pocas las parejas que acuden a terapia cuando a afloran las primeras diferencias y discusiones. La mayoría de parejas suelen tolerar el transcurso de un año o dos de malestar, para finalmente acudir a terapia de pareja. En la mayoría de las ocasiones,  buscan una última solución para resolver el problema, antes de poner fin a su relación. Problema Pareja.

La primera pregunta que se realiza a la pareja al acudir a terapia, es si están dispuestos a proponerse objetivos y a trabajar todo aquello que se hable en la consulta. En la mayoría de ocasiones, uno de los miembros de la pareja no acepta la terapia y acude esperando que sea su pareja quien cambie. Sin realizar ningún esfuerzo por su parte, lo que anula la efectividad del tratamiento. Problema Pareja.

Primera clave esencial en la terapia LA COMUNICACIÓN

problema pareja

En la mayoría de terapias, el terapeuta debe guiar a los pacientes para que comiencen a tener un conocimiento sobre la comunicación y su poder esencial para la negociación, para el cambio de conducta. Cuando aparecen los problemas de pareja nos encontramos ciertos déficits, tanto en el emisor como el receptor, a la hora de comunicarnos:

  • El receptor. Es muy frecuente, en parejas con relaciones deterioradas, que exista cierta inhabilidad para escuchar o atender los mensajes del otro. Otra dificultad es reconocer y, por lo tanto, recibir, conductas positivas de su cónyuge. La interacción se ha deteriorado tanto que cada uno de los dos se ha convertido en un estímulo discriminativo para los sucesos aversivos únicamente. Las conductas y mensajes positivos no se reconocen, ni tampoco se valoran.
  • El emisor: la comunicación puede resentirse tanto por una inhibición de la emisión o porque está resulte inadecuada. Es frecuente que no se expresen sentimientos o peticiones por temor a las consecuencias que pueden derivarse de una comunicación directa. Es muy frecuente que se generalice, que el mensaje que se diga sea “estoy mal” o “estoy muy cansada”. Cuando en se quiere decir “casi todo el día me encargo de la casa y los niños, necesito dos días de descanso”. Otro ejemplo claro de deficiencia en el emisor es decir: “me gustaría que fueses menos egoísta”. Cuando en realidad le gustaría decir “me gustaría que saliéramos juntos a pasear”

Por lo que el mensaje, debe de ser siempre, claro y reconocible. Una vez la pareja ha comenzado a visualizar algunos déficits en su comunicación es importante aplicar una serie de pautas para que la resolución de pareja sea efectiva. Problema Pareja.

Pautas para mejorar la comunicación en pareja

Especificación o selección de los componentes del problema.

La pareja debe de ser consciente de cuáles son los componentes del problema, si es falta de tiempo invertido en su relación, si se anteponen siempre los deseos de un miembro de la relación descuidando al otro miembro, si no se dedica tiempo personal suficiente…

Especificación de los cambios concretos que se desean.

Una vez se haya identificado el problema, se deben proponer cambios concretos. Por ejemplo, si se tratase de falta de cariño por parte de uno de los miembros de la pareja, se pueden proponer cambios  tales como: besarse al llegar a casa, darse un abrazo al día, realizar caricias… No obstante, que uno de los miembros ponga en práctica buenas conductas  no significa que el otro miembro se desentienda de aplicar las mismas conductas. El motivo es que en las pareja, no se debe de olvidar que los comportamientos son interdependientes, es decir, que la conducta de uno que determinada en función de la del otro y, por tanto, existe:

Resultado de imagen de icono comunicacion  Mayor probabilidad de ser reforzado, si refuerzo.

Resultado de imagen de icono comunicacion Si castigo, mayor probabilidad de ser castigado.

Resultado de imagen de icono comunicacion Mayor probabilidad de recibir mucho, si doy mucho.

Resultado de imagen de icono comunicacion Si recibo poco, probabilidad de dar poco.

Formulación de posibles soluciones

La pareja debe de buscar distintas alternativas a su problema. Si se tratase de falta de tiempo invertido en la relación se pueden proponer soluciones tales como:

  • Dedicar una hora a hablar sobre cómo ha ido el día en el trabajo.
  • Dedicarse algún piropo a lo largo del día. Por ejemplo, en el descanso del trabajo escribir un WhatsApp a la pareja, o antes de ir a la cama.
  • Dedicar tiempo a compartir momentos agradables compartidos con la pareja.

Cuando son muchas las soluciones que se proponen fácilmente se podrán realizar algunas por parte de ambos miembros. A menos soluciones, menor es la probabilidad de instaurar conductas positivas en nuestro repertorio.

Ser capaces de llegar a un acuerdo.

La pareja debe, siempre que haya un conflicto, debe de hablar sobre el problema y llegar a una solución en común. No sirve discutir continuamente sin resolver el problema. Un error común en las parejas es esperar a una discusión para descargar todas las conductas que no han gustado o no han sido agradables, con esta conducta de reproche lo que se consigue es el fenómeno contrario, agravando el problema. Por lo tanto, el fin de la discusión debe ser que ambos miembros logren llegar a un acuerdo.

Las pautas propuestas, pueden ser un primer acercamiento para que la pareja se encuentren cómoda y feliz.

Terapia de Pareja¿Conoces nuestro servicio de Terapia de Pareja?. Pincha aquí para ver más información.

¿Tenemos un problema de pareja?
4.7 (93.33%) 3 vote[s]