Desarrollo de la atención infantil, de los 2 a los 6 años

Con este post continuamos y damos cierre al tema de la atención infantil y cómo estimularla. En el primer post hablamos de la atención y su estimulación en edades de 0 a 1 año. Hoy continuamos a partir de los dos años de edad y nos detendremos en los 6 años. Os dejamos el anterior post aquí por si todavía no lo habéis leído.

La estimulación de la atención infantil en el segundo años de vida

Durante el segundo año de vida se afianzan y mejoran las habilidades que el niños a adquirido durante el primer año de vida. A esto se le suma el aumento de las capacidades de escucha y de mantenimiento y control de la atención del niño.

A lo largo del segundo año los niños mejoran sobre todo las siguientes capacidades o habilidades:

  • Buscar objetos o personas siguiendo las pistas del objeto en su desplazamiento.
  • Habilidades de reconocimiento perceptivo. Sobre los 12 meses ya es capaz de reconocer a sus padres en fotografías aunque en éstas aparezcan más personas. Más adelante el niño será capaz de reconocerse a si mismo en una fotografía. Finalmente sobre los 18/20 meses el niño nombra y reconoce en imágenes a animales y/u objetos que sean familiares para el niño.
  • Reconocimiento en el espejo. a partir de los 20 meses el niño ya es capaz de reconocer su imagen en el espejo y sobre los 24 meses reconoce también ante el espejo a sus familiares.
  • Habilidad de coordinar manos y ojos.  Al rededor de los 18 meses, el niño, ya es capaz de colocar cubos dentro de otros cubos de mayor tamaño y de introducir anillas de diferentes tamaños en palos verticales.

¿Qué podemos hacer para desarrollar la atención infantil en esta etapa?

En este segundo año de vida, se debe comenzar a enseñar al niño a discriminar colores. Es un buen método agrupar objetos de un mismo color y hacerle ver al niño que son de un mismo color (¡Mira, todos estos bloques son azules!).

Por otro lado, es muy importante el uso del lenguaje en este momento evolutivo. A partir de los 13 meses el niño empieza a emitir sus primeras palabras con sentido, empieza a señalar con el dedo cuando se le nombran objetos o personas. Sobre los 18 meses el niño ya combina dos o más palabras. Es en esta etapa evolutiva del niño cuando debemos nombrar todas las cosas con las que el niño esté en contacto, y pedírselas por su nombre para que nos la dé. En esta etapa podemos realizar muchas actividades con el niño, os dejamos un cuadro con algunas de ellas:

actividades-dos-anos

La estimulación de la atención infantil de los dos a los tres años

En este periodo de la vida el niño ya es más activo a la hora de la interacción con los objetos y las personas. Por ejemplo, en etapas anteriores cuando queríamos estimular la discriminación visual le enseñábamos un grupo de objeto y le decíamos que eran de un color. En esta etapa ya no realizaremos el agrupamiento nosotros, si no que le diremos al niño que agrupe, de un montón de bloques u objetos, los diferentes colores, formas, tamaños, utilidad, etc.

Esta etapa es muy adecuada para empezar con las cartas de parejas, ya sean de animales o de cualquier tipo. Al principio, como siempre, dejaremos solo unas cuantas cartas para que no haya muchas posibles parejas. Con el tiempo se podrán ir añadiendo parejas y así aumentar la dificultad del juego de una manera gradual.

Seguiremos estimulando actividades de reconocimiento perceptivo, como en etapas anteriores. Así pues, a nivel táctil podemos guardar en un saco o bolsa oscura juguetes que el niño conozca (no más de tres o cuatro) y le nombraremos uno de los juguetes que deberá sacarlos del saco solo adivinando cuál es por el tacto. A nivel visual, seguiremos usando libros, tarjetas, etc., y seguiremos nombrando las cosas que veamos y sus características. Cuando los niños tengan sobre los 3 años, serán ellos lo que tendrán que nombrar lo que ven y en que posición están (derecha, izquierda, arriba o abajo de la página por ejemplo) cuando se lo preguntemos. También podemos introducir los conceptos de grande, pequeño, muchos, pocos, etc.

Otras actividades

bloquesEs muy importante leer al niño todos los días, a ser posible cuentos con imágenes o ilustrados, sencillos y con letras grandes. Si los personajes salen en los dibujos es conveniente señalarlos e ir preguntando posteriormente que nos señale quién es quién en los dibujos.

Los juguetes de construcción siguen siendo muy importantes en esta etapa, igual que los puzles. Debemos jugar con el niño cuando juegue con este tipo de juguetes para favorecer la imitación, pero poco a poco hay que ir dejando que el niño se muestre más activo y que busque el solo las posibles soluciones.

Es una buena idea fomentar las manualidades con macarrones, cuerdas, etc., así estimularemos la atención y la concentración aparte de la coordinación visomanual. Es un buen momento para empezar a introducir la plastilina y los lapices de colores para realizar pequeñas figuras o pintar dibujos sencillos.

La estimulación de la atención infantil de los tres a los seis años

Esta etapa es muy amplia, por ello vamos a intentar explicar los conceptos y actividades más importantes. Lo principal que hay que tener en cuenta es que entre los tres y los cuatro años se observa en los niños un desarrollo en la atención focalizada, esto aumenta considerablemente su capacidad de observación. Por otro lado el desarrollo de la atención sostenida permite que el niño sea capaz de ir aumentando su atención en una tarea sin la supervisión de un adulto. Por ejemplo con tres años los niños pueden permanecer sobre 9 minutos en una actividad sin supervisión; a los cuatro años son capaces de permanecer 13 minutos y a los cinco pueden permanecer sobre los 15 minutos.

¿Qué podemos hacer?

Estimulación auditiva

En esta etapa hay que seguir estimulando la capacidad auditiva y de escucha, por ello podemos realizar juegos del tipo:

  • Juego de equivocarse: Le decimos al niño una frase equivocada y muy obvia. Por ejemplo, tocándonos la oreja podemos decirle: Este es mi brazo; Los trenes vuelan por el aire, etc.
  • Canciones con errores: Este juego es muy sencillo, elegimos una canción que el niño se sepa de memoria y se la cantamos. Durante la canción, debemos cambiar algunas palabras por otras, siempre de una manera clara y sencilla.

Si el niño identifica claramente los cambios en ambos juegos es una señal de que su capacidad de escucha atenta se está desarrollando de manera adecuada.

Estimulación de la memoria

A partir de los 4 o 5 años la memoria del niño ya esta lo suficientemente desarrollada como para empezar con juegos que impliquen su uso. Podemos jugar con láminas o fichas donde aparezcan colores o formas geométricas, dejando un tiempo al niño para que lo observe y lo “memorice”. Pasado un tiempo se le pide al niño, que los dibuje o que los nombre en el orden en que aparecen en la lámina. Según la edad del niño podremos presentar más o menos dibujos o colores en las láminas. Así pues un niño de 3 años no será capaz de recordar más de 3 objetos, pero un niño de 4 o 5 años ya puede recordar hasta 6 objetos.

Otro juego muy sencillo es colocar en círculo alrededor del niño o en fila delante suya una serie de juguetes o muñecos, decirle que los observe bien todos y después pedirle que cierre los ojos. Mientras el niño permanece con los ojos cerrados, nosotros quitaremos un juguete de todos los que había en la fila o círculo. Le diremos al niño que abra los ojos y le preguntaremos qué juguete falta.

La estimulación de la atención infantil de los seis años en adelante

Ajedrez

Fotógrafo Alexander Redmon

El mantenimiento de la atención infantil mejora drásticamente entre los 7 y los 9 años. Por ellos a partir de los 6 años la estimulación se centra en la atención visual focalizada, sobre todo la observación. A estas edades se suelen utilizar juegos  como puzles de 100 o más piezas, tangram, cubos tridimensionales y/o maquetas de construcción.

Cuando el niño ya tenga afianzada la comprensión del lenguaje y su habilidad de lectura y escritura sea la adecuada para su edad, podemos empezar a introducir sopas de letras, crucigramas, palabras encadenadas, etc,. Estas actividades a parte de requerir y estimular el uso de la lectura y del lenguaje implican que el niño mantenga la concentración y una atención sostenida durante un período prolongado de tiempo.

El razonamiento a partir de 6 años ya comienza a desarrollarse, por lo que se recomienda iniciar al niño en los juegos de estrategias como el ajedrez, donde a parte de estimular el razonamiento también se afianza la atención infantil. Si no queremos empezar por el ajedrez, existe una gran variedad de juegos de lógica y razonamiento que podemos conseguir en cualquier tienda especializada en juegos infantiles.

Fuente: García-Sevillá, J. (2013). Cómo mejorar la atención del niño. Madrid: Pirámide

Manuel Peña Hermosa

Manuel Peña Hermosa

Director del centro

Psicólogo Sanitario. Especialista en Psicopatología y Salud. Experiencia en el tratamiento psicológico con adultos y niños. Evaluación y tratamiento de las dificultades de aprendizaje en el ámbito escolar. Elaboración de informes. Apoyo Psicoeducativo.

Estimular la atención infantil (II)
5 (100%) 4 votes