contenidos

Cómo hacer críticas y cómo recibirlas

Uno de los grandes problemas que se encuentran las personas cuando se comunican con los demás son las críticas. La mayorías de las personas no sabemos cómo responder a críticas, especialmente en ciertas situaciones en las que nos sentimos comprometidos. Por ejemplo, cuando un amigo nos hace una crítica en una discusión o cuando nosotros tenemos que decirle a nuestra pareja que su forma de comportarse no nos gusta. Hoy en Psicologiamalagacentro.com, te vamos a enseñar cómo hacer y recibir críticas de manera asertiva (si quieres leer más sobre asertividad pulsa aquí).

¿Por qué nos cuesta tanto afrontar las críticas?

Hacer y recibir críticas
Hacer y recibir críticas

En primer lugar, tienes que tener claro por qué nos cuesta tanto trabajo ser asertivos cuando hacemos o recibimos críticas:

Recibir críticas es difícil porque:

Nos hace sentir inseguros o rechazados.

Pone de manifiesto nuestro errores.

Nos obliga a integrar información negativa sobre nosotros mismos y esto puede producirnos: confusión (si no entendemos la crítica), malestar (si lo consideramos injusto o un ataque) y dudas sobre nuestra forma de comportarnos (si consideramos que puede ser cierto).

Hacer críticas es difícil porque:

Las críticas pueden suponer el inicio de un conflicto.

Podemos provocar sufrimiento en las otras personas y en nosotros mismos por tener que decir algo que sabemos que puede herir.

Tenemos miedo a que a relación empeore o a perder el afecto de la persona a la que criticamos.

¿Cuándo es apropiado hacer una crítica?

Cuando nos sentimos incómodos o molestos por el comportamiento de otra persona.

Cuando alguien no respeta nuestros derechos.

Cuando queremos ayudar a mejorar la conducta inadecuada de alguien a quien apreciamos.

Cuando queremos contribuir a la mejora del funcionamiento de nuestro centro, institución, grupo.[bctt tweet=»No dejes que los elogios te lleguen a la cabeza ni las criticas al corazón» username=»@GPsicologico»]

¿Cómo son las críticas apropiadas?

Aquí te damos algunas pautas necesarias para llevar a cabo una crítica de manera asertiva. Antes de realizar la crítica sería conveniente tener en cuenta los siguientes aspectos:

Hay que elegir el momento y el lugar adecuado. Como norma general, debemos intentar hacer la crítica a la persona sola, sin que otras personas estén cerca. Esto podría hacer que la persona que recibe la crítica se siente humillada y atacada. También debemos escoger un momento tranquilo y con tiempo para mantener una conversación sobre la crítica que vamos a hacer.

Si queremos hacer varias críticas deberíamos ordenarlas previamente. Podemos ordenarlas por la importancia que tienen para nosotros. Sería apropiado empezar por una crítica con una importancia media, que permita que enfrentemos la situación sin sentirnos desbordados por las emociones (al menos al principio, cuando estamos practicando hacer críticas).

Preparar la crítica con antelación. Veremos a continuación los pasos a seguir.

5 Pasos para hacer una crítica asertiva

Críticas: Cómo hacerlas de manera asertiva
Portrait of five business partners keeping thumbs up and looking at camera with smiles

  Definimos los objetivos que pretendemos alcanza con nuestra crítica. Tenemos que centrarnos en nosotros y no en los demás. Por ejemplo, tenemos un amigo que siempre que sale con nosotros quiere ir al mismo bar. Nuestro objetivo será dejar de ir nosotros, no que la otra persona deje de ir. Es decir, tenemos que comunicar al otro que «no me gusta que me lleves al bar X» en lugar de «siempre vamos al bar X» o «parece que solo te gusta el bar X».

  Describimos objetivamente la situación evitando etiquetas y generalizaciones. Tenemos que ser claro sobre la situación el comportamiento que no nos gusta. Debemos evitar añadir la información sobre la frecuencia con la que creemos que ocurre, lo que opinamos de cuando eso sucede o lo que otras personas dicen o piensan de ello.

  Expresamos nuestros sentimientos con mensaje «yo»: (yo) pienso, (yo) siento que, (a mi) me molesta o (a mi) me disgusta.

  Empatizamos y aceptamos responsabilidad en el cambio. Debemos ponernos en el lugar del otro, recibir críticas no es fácil. Podemos mostrarle a la persona que comprendemos qué pensamientos o sentimientos le llevan a actuar de una determinada manera. Incluso podemos reconocer que en alguna ocasión hemos actuado así. Pero todo eso no hace desaparecer nuestro malestar. Si es necesario, podemos mostrarnos dispuestos a colaborar con el cambio.

  Sugerimos alternativas o pedimos cambios. Es muy importante cuando hacemos una crítica dar una alternativa o indicar qué cambios esperamos que ocurra. De lo contrario la persona que recibe la crítica puede no saber con exactitud qué esperamos que haga. Por lo que aunque se produzca un cambio, podría ser que ese cambio no nos interese.

Para hacer una crítica perfecta tenemos que recordar que:

Tenemos que elogiar y agradecer la aceptación de la crítica. También podemos agradecer la ausencia de hostilidad de la otra persona al recibir la crítica. Es decir, agradecemos que no se lo haya tomado a mal.

La crítica efectiva implica ser firmes y no tener miedo a cómo va a responder la otra persona. Hay que saber marcar los límites de una conversación asertiva y retirarnos si consideramos que la otra persona o nosotros manifestamos mucho enfado.

Las críticas suelen provocar resistencias al cambio y una cierta respuesta emocional en la persona que las recibe, se tiene que contar con ello.

Cómo podemos responder a una crítica

Estrategia 1: Banco de niebla

Esta técnica o habilidad consiste en no negar ninguna de las críticas que nos hace la otra persona, no debemos contraatacar de ninguna manera dado que esto sería como seguir el juego a nuestro “contrario”. Lo que haremos es decirle a la persona que nos hace la crítica que entendemos su punto de vista. Esto le dejará «descolocado». Seguidamente matizaremos e introduciremos nuestra opinión, expresando cómo vemos nosotros la situación o el comportamiento por el que somos criticado. Esta estrategia es especialmente eficaz cuando percibimos que la persona que hace la crítica están intentando manipularnos o cuando percibimos que la otra persona quiere obtener un beneficio a través de nuestro cambio. ¡Ojo! Esta no debe ser nuestra técnica habitual, es una técnica para usar ocasionalmente.

Estrategia 2: Interrogación negativa

Esta técnica consiste en hacer preguntas a la persona que nos está haciendo la crítica que le hagan reflexionar sobre su crítica o sobre el comportamiento o situación que está criticando. El objetivo es favorecer la comunicación en aquellas ocasiones en las que la persona que hace la crítica no está dispuesta a comunicarse, cuando solo quiere soltar la crítica y finalizar la conversación. Esta estrategia puede ser útil con personas con las que tenemos una relación habitual y cuando queremos que los otros se pongan en nuestro lugar.

Estrategia 3: Acuerdo viable

Esta estrategia es clave cuando nos hacen críticas adecuadas. Se trata de reconocer de manera abierta la crítica que nos hacen. Podemos disculparnos, si queremos, por el malestar provocado. Pero la clave de esta estrategia es que lleguemos a un acuerdo con la persona que nos hace la crítica sobre cómo actuar de manera que ambos estemos satisfechos. También podemos ofrecer una alternativa, que nos parezca adecuada a la conducta o a la situación que a la otra persona no le gusta.

Aceptar y realizar críticas no es un tarea fácil. ¡Cuanto más practiquemos mejor lo haremos! Si tienes alguna duda o nos quieres comentar algo puedes contactar con nosotros.