Cómo tomar mejores decisiones en tu vida personal y profesional

A lo largo del día una persona tiene que tomar una gran cantidad de decisiones. La mayoría son pequeñas decisiones que vamos tomando sin gran dificultad: qué comer, por qué camino ir al trabajo, qué ropa ponernos, etc. Pero a veces tenemos que tomar decisiones que son de gran relevancia como una ruptura de pareja, un cambio de trabajo o una mudanza. Es en esos momentos, cuando nos lo jugamos todo, es cuando tu cerebro puede jugarte malas pasadas.

Si quieres saber por qué tomas malas decisiones y quieres dejar de hacerlo continua leyendo. Te dejamos algunos consejos y algunos recursos.

Tarea de Wason: Una prueba de que tu razonamiento falla

A continuación verás cuatro tarjetas: en dos de ellas aparecen letras L y V y en las otras dos números, el 3 y 2. Tu tarea es sencilla: Elige a qué tarjeta/s darás la vuelta para comprobar la si es cierta esta frase: Si tiene la letra L delante, entonces tiene el número 2 detrás.

cartas con letras y bumeros
Cartas de la Tarea de Wason

Si has escogido levantar la tarjeta que tiene la L y el 2 has hecho como la mayoría de las personas. Y precisamente por eso habrás cometido un error. Nuestro pensamiento no suelen funcionar de manera lógica (respetando las reglas de la lógica) y tendemos a comprobar la información que tenemos o no comprobar la información. Es el mismo error que se comente en estos ejemplos:

  • Un amigo me dice que al coger el autobús tarda más en llegar al trabajo. A la semana siguiente se me estropea el coche. Inmediatamente pienso, no voy a coger el autobús para no llegar tarde. Así funciona nuestra mente.
  • Elena ha tenido malas experiencias en sus últimas relaciones de pareja. Sus dos últimas parejas fueron un músico y un dibujante. La mente de Elena crea automáticamente la siguiente regla: El próximo de ninguna manera será artista (con la esperanza de que al no ser artista funcione).

Para resolver adecuadamente la Tarea de Wason, como quizás hayas descubierto tendríamos que levantar la tarjeta que tiene la L y la que tiene el 3. De esta manera podremos comprobar que la regla se cumple (verificación) y además que la regla no es falsa (refutación). Si detrás del número 3 encontramos una L entonces la regla sería falsa o al menos incompleta. De la misma manera, no coger el autobus o no salir con artista no son la solución a nuestros dilemas.

¿Por qué tomamos malas decisiones? 3 Sesgos que lo explican

Resultado de imagen de decisiones

La razón por las que tomamos malas decisiones son los sesgos. Los sesgos son estrategias simplificadoras que nuestro cerebro pone en marcha para facilitar nuestros procesos mentales. Por tanto, no podemos acabar con ellos. Pero sí podemos conocerlos y contrarrestarlos.

1. La ley de los pequeños números

Los investigadores Tversky y Kahneman, desmostraron que el pensamiento intuitivo de muchas personas sobre el concepto de azar era erróneo. Imagina que tiras una moneda al aire, tú ganarás la apuesta cuando salga "cruz". Tras varias tiradas, en las que ha salido cara te dan la opción de cambiar. ¿A que prefieres seguir eligiendo cara porque piensas que ahora tiene que salir cara, ya las últimas veces ha salido cruz...?

2. Sesgo de representatividad

Fue descrito por Kahneman y colaboradores (1982), consiste en evaluar la probabilidad de un suceso en base a la representatividad del mismo respecto a la población de la que proviene. Por ejemplo, vamos a comprar una televisión a un centro comercial. Tendemos a pensar que un televisor caro (suceso) será de mejor calidad que uno barato. Quizás tengamos esta idea porque un amigo nuestro se compró un televisor caro y está muy contento y nos hemos hecho a la idea de que la mayoría de los televisores caros son mejores (población de la que proviene). Tal vez sea algo que hemos escuchado en otra ocasión. La cuestión es que este sesgo nos lleva a error porque no tenemos en cuenta las excepciones. En las relaciones personales, cuando conocemos a alguien que encaja en un determinado estereotipo creemos que se comportará de acuerdo a él. Esto puede llevarnos a alejarnos automáticamente de una persona con la que podríamos tener una buena relación simplemente por que pertenece a un determinada categoría.

3. Regresión a la media

Imagina que tu equipo favorito ha tenido un año excelente, ha ganado la mayor parte de las competiciones a las que has asistido. Es posible que creas que el año que viene será mejor todavía. Pero hay algo que no estás teniendo en cuenta: la regresión a la media. Las personas tienden a asumir que los resultados futuros (por ejemplo, las ventas de este año) serán directamente predecibles a partir de los resultados anteriores (las ventas del año pasado). Lo cierto es que hay eventos y situaciones (las notas, las ventas, los éxitos deportivos) que nunca van a ser 100% estables, van a fluctuar dentro de un rango, y por lo tanto es precipitado pensar que porque haya ido bien durante un tiempo en el futuro continuará una progresión estable.

4 claves para dejar de tomar malas decisiones

Para evitar caer en errores como el que acabamos de comentar tenemos que mejorar nuestro proceso de toma de decisiones. A continuación te dejamos las claves para hacerlo:

1. Más opciones, mejores decisiones

Cuando tenemos que tomar decisiones generalmente intentamos elegir entre dos opciones opuestas y generalmente extremas. Esta limitación a la hora de generar alternativas nos acerca a las malas decisiones. Tienes que aumentar tu abanico de opciones si quieres decidir mejor. 

Recomendación: Al menos tienes que encontrar 5 opciones, aunque sean locas. Puede ser de utilidad pensar en alguien de tu confianza o en alguien a quien admires, ¿qué opciones se platearía?

2. Contrasta la información disponible

Las personas tendemos a fijarnos más en aquellas cosas con las que estamos de acuerdo. Nos centramos en aquellas cosas que están a favor de nuestro propio pensamiento y alejamos aquellas que vayan en sentido contrario. ¡Y creemos que estamos teniendo todo en cuenta! Por ejemplo, cuando nos planteamos cambiar de trabajo analizamos todas las cosas negativas del actual y solo imaginamos las cosas positivas del nuevo trabajo.

Recomendación: Hazte preguntas. ¿seguro que tienes toda la información que necesitas? Es posible que no hayas tenido en cuenta muchas cosas. Intenta tener información a favor y en contra, positiva y negativa. Y también intermedias o neutras. El mundo es muy complejo para centrarse solo en un tipo de cosa.

3. Tómate tu tiempo

Para las decisiones importante, deja pasar unos días. ¿Por qué? por las emociones. Las emociones son un potente precursor de las decisiones. Cuando nos sentimos enfadados, contentos o tristes tomamos decisiones con más facilidad gracias a la energía de nuestras emociones. Además las emociones aumentan los sesgos: la tristeza nos hace más catastrofistas (todo saldrá mal, ocurrirá lo peor, etc.), el enfado nos hace más rígidos (menos opciones) y la alegría nos hace excesivamente optimistas. Pero en muchas ocasiones, esta decisión no es la que realmente habríamos tomado si esas emociones no estuvieran tan presentes.

Recomendación: Si sientes emociones potentes que te llevan a tomar una decisión importante, párate. Céntrate en desahogar la emoción o habla con alguien de tu confianza. Después realiza la toma decisión siguiendo estas claves.

4. Prepárate para el error

El futuro es incierto. De manera que podemos equivocarnos, a pesar de tener un excelente sistema de decisión. Ten en cuenta que decidimos con la información del presente, no sabemos qué puede cambiar en el futuro. ¿Merece la pena entonces mejorar el proceso de decisión? SÍ. Este proceso hace menos posible que te equivoques en tu decisión. Aunque la posibilidad de equivocarse siempre está ahí, es algo con lo que tenemos que vivir.

Recursos para seguir mejorando

En esta charla TED el economista de la conducta Dan Ariely, autor de Las Trampas del Deseo, utiliza ilusiones visuales clásicas y sus propios contraintuitivos, y a menudo impactantes, hallazgos en investigación para mostrarnos cómo no somos tan racionales como creemos al tomar decisiones.
En Decídete, Chip y Dan Heath abordan uno de los temas cruciales de nuestras vidas laborales y personales: cómo tomar mejores decisiones. Y es que la decisión correcta, en el momento oportuno, puede cambiarlo todo.

Sigue leyendo sobre…

5 Películas y series sobre psicología

Tríada Oscura

Inestabilidad Emocional