¿Qué es la ansiedad infantil?

La ansiedad (en este caso la ansiedad infantil) es una emoción propia de todas las personas. Consiste en una

TDAH malaga

Diseño de Freepik

activación del sistema nervioso autónomo ante estímulos que pueden suponer una amenaza. Posee por tanto un carácter adaptativo, puesto que ayuda a la supervivencia activando los recursos del organismo. La ansiedad infantil se convierte en problemática cuando alcanza una intensidad demasiado elevada o aparece en situaciones donde no hay motivo de alarma real. Al aparecer en estas situaciones pierde su valor adaptativo, provocando malestar y un anómalo funcionamiento del individuo.

Los niños y adolescentes, al igual que los adultos, pueden manifestar un trastorno de ansiedad. Determinados sucesos, como el comienzo del colegio, el nacimiento de un hermano, la pérdida de un familiar o un cambio de casa, pueden precipitar la aparición del problema. Las consecuencias negativas de la ansiedad infantil pueden afectar más que en la vida adulta. Estas consecuencias pueden interferir con el proceso de crecimiento y maduración en el que se encuentra el niño. Además las repercusiones inciden en el ámbito social, escolar, personal y familiar del niño, y pueden evolucionar hacia patologías más severas.


¿Qué es la ansiedad infantil Excesiva o generalizada?

Con el paso del tiempo ansiedad infantil se cronifica. Se hace más cognitiva (pensamientos, ideas o imágenes), incontrolable y afecta a más áreas. Los niños con ansiedad excesiva o generalizada informan de preocupación en una gran variedad de áreas. Las preocupaciones suelen hacer referencia al desempeño o competencia en la escuela. También afecta a la aprobación social incluso cuando el niño no se encuentra expuesto a una situación de evaluación. Los niños que presentan este trastorno son perfeccionistas, inseguros de sí mismos e insatisfechos al ver que no logran los resultados esperados. Las preocupaciones van acompañadas por quejas somáticas, como dolor de estómago y de cabeza.

La ansiedad excesiva o generalizada se caracteriza por la presencia de preocupaciones persistentes relacionadas con sucesos negativos que el sujeto considera que pueden ocurrir. El niño que padece este problema mantiene la creencia de que los acontecimientos amenazantes son impredecibles y escapan a su control.


¿Cómo actúa la ansiedad infantil excesiva o generalizada?
 

Los niños con este problema aumentan la atención que prestan al entorno, se produce lo que se denomina hipervigilancia. El niño continuamente comprueba que en el entorno no hallan señales de amenaza. En este estado, el niño se vuelve más sensible a estímulos que en estado normal no le producirían miedo. Una vez que identifica un posible estímulo amenazante, comienzan a aparecer preocupaciones sobre el mismo o interpretaciones negativas. Por ejemplo, la mirada de la profesora o de los compañeros. Estos pensamientos producen emociones de ansiedad y miedo. Para reducir su ansiedad y sus preocupaciones el niño puede llevar a cabo determinadas conductas. Estas conductas consiguen aliviar a corto plazo su malestar, pero contribuyen a mantener el problema (conductas de evitación). Por ejemplo, evitar asistir al colegio o permanecer alerta en clase al comportamiento de la profesora.

 ¿Qué podemos hacer para reducir la ansiedad infantil?

Podemos actuar sobre el círculo de diferentes formas

Relajación: la relajación disminuye el nivel de hipervigilancia del niño, haciéndolo menos sensible a los estímulos del ambiente. Podemos realizar juegos que fomenten la relajación (contar historias para relajarse). Para aprender a respirar podemos utilizar las pompas de jabón y utilizar visualizaciones para relajarse.

Masaje infantil como estrategia de relajación: los masajes infantiles son una buena estrategia de relajación especialmente por la noche, dado que le permite al niño dormir mejor. Mientras damos el masaje de manera suave, podemos hacer un poco de presión sobre los grupos musculares grandes (piernas, brazos, espalda y cuello) diciendo “que bien sienta estar relajado” o “cuando estamos relajados los músculos están blandos”.

Actividades deportivas: Las actividades deportivas ayudan al niño a distraerse y a liberar tensiones. El deporte permite al niño mejorar también el estado de ánimo y relacionarse con amigos.

Fomento de nuevas actividades: En muchas ocasiones, los niños con ansiedad generalizada evitan hacer nuevas actividades o conocer a nuevas personas. Debemos animar al niño a que descubra actividades placenteras y a que se relacione con otras persona, de manea que no haya tantas cosas que le den miedo. Podemos contar historias divertidas sobre excursiones o sobre lo bien que uno se lo pasa con los amigos. Si aparece ansiedad en estas situaciones podemos practicar relajación.

Decirle al niño que confiamos en su capacidad: Es importante que el niño sienta que no nos preocupa que haga nuevas actividades o que afronte las situaciones que le generan ansiedad. Estos niños prestan mucha atención a los gestos relacionados con el miedo o la ansiedad y si los detecta no querrá afrontar las nuevas situaciones.

Evitar dar información catastrofista o traumática: En la medida de lo posible, debemos evitar dar información de tipo preocupadora o fóbica (relacionada con los miedos) al niño. Este contenido pasará a formar parte de sus pensamientos y le permitirá continuar con el círculo que hemos comentado anteriormente. No se trata de mentir al niño sino de transmitir que no hay que tener miedo o ansiedad porque él está protegido o porque él podrá hacer frente a la situación.

Hemos preparado una guía sobre juegos y estrategias de relajación. Para practicarlas con los más pequeños de las casa. Puedes verla en nuestra entrada “guía de relajación infantil”: 

https://www.psicologiamalagacentro.com/relajacion-infantil/

Mónica Valverde Salgado

Mónica Valverde Salgado

Co-directora del centro

Psicóloga Sanitaria. Máster en Psicología de la Salud. Experiencia en el tratamiento psicológico con adultos y niños. Tanto a nivel individual como a nivel familiar y de pareja. Miembro de la Asociación Española de Profesionales para el Tratamiento del Autismo (AETAPI). Colaboradora de Pearson Clinical.

Ansiedad Infantil
5 (100%) 5 votes