Psicólogo Infantil. Terapia con Niños y adolescentes

Cada vez hay más problemas de conducta en la infancia ¿por qué?

Las exigencias del mundo social actual, la irrupción de las nuevas tecnologías y las dificultades para la conciliación de la vida familiar y social unido a la escasa información de la que disponen los padres y cuidadores sobre comportamiento infantil, están provocando un aumento de los problemas de comportamiento infantiles.

En nuestro centro trabajamos tanto con niños como con adolescentes y con sus familias para superar los problemas o dificultades que presenten los más pequeños de la casa.

¿Qué hace un Psicólogo o Psicóloga Infantil?

Los niños no suelen ser los demandantes de la terapia, puesto que a menudo no son conscientes del problema, de su dimensión o, en muchos casos, para ellos no hay ningún problema. De manera general, son los adultos quienes consideran la necesidad de que sus hijos, alumnos, pacientes… acudan al psicólogo, ya sea porque son comportamientos molestos para ellos mismos o para la vida familiar, porque aprecian que algo causa sufrimiento en el niño o porque crean que pueda suponer un problema en el futuro.

Por esta razón, un primer paso será discernir si esa demanda que presentan los adultos es adecuada y beneficiosa para el niño, dado que podría ocurrir que lo que los padres o allegados al niño hayan identificado forme parte del desarrollo normal infantil.

Para ello el psicólogo o la psicóloga infantil evaluará y observará al niño o niña hablando o jugando. En nuestro centro, disponemos de una sala infantil donde los más pequeños se sentirán cómodos y donde sus padres podrán estar cerca de manera discreta. Se explicará al niño o niña qué es un psicólogo y porqué está allí. Los dibujos y el juego son las principales herramientas que se utilizan con los niños y niñas hasta 10 años en la terapia infantil.

En la terapia infantil es imprescindible que los niños se sientan cómodos y comprendidos. Para ello es necesario que el lenguaje y las técnicas se ajusten a las características del niño. La percepción que el niño o la niña tienen de la situación que viven o de las dificultades que tienen es fundamental para poder entenderles y para ayudarles a superar sus problemas.

Aunque el papel de los padres suele ser primordial en el proceso terapéutico, la decisión sobre si intervenir sólo con el niño, sólo con los adultos o con ambos va a depender de variables específicas del caso, no tanto de la edad sino más bien del tipo de problema y del desarrollo madurativo del niño. Independientemente de la decisión, el psicólogo o psicóloga informará y solicitará el permiso de los padres como paso previo a la intervención.

¿Por qué trabajar también con las familias?

Mejorando el Parenting

El Parenting hace referencia a las estrategias de crianza que siguen los padres, madres o familiares de un niño o niña. En muchas ocasiones, la estrategia que se realiza de manera natural es ineficaz. Los padres y madres acaban frustrándose cuando no consiguen que su hijo o hija les haga caso. Los padres suelen decir a sus hijos: “¡Te he dicho mil veces que no hagas eso, así que no lo hagas! o Sabes de sobra que no tienes que hacer eso y así y todo lo haces. Esto acaba generando emociones y pensamientos negativos. Por ejemplo, “mi hijo me quiere manipular”, “parece que a mi pareja no le importa lo que está ocurriendo”.

Por eso, enseñamos a las familias a desarrollar estrategias más efectivas para el cambio de comportamiento. Estrategias que los padres puedan usar en el día a día y que les permitan superar con éxito las situaciones difíciles que sus hijos les plantean.

Estas estrategias están basadas en el método Kazdin y en otros progrmas de entrenamiento para padres de probada eficacia en diferentes países.

¿Es necesario hablar con el colegio del niño?

Para saber qué le pasa a un niño se deben tener en cuenta una gran cantidad de factores: edad del niño, desarrollo evolutivo de ese niño, desarrollo esperado para su edad, etc. De ahí que sea necesario recopilar información tanto del niño como de la familia. Además, cuando los problemas se presentan en el ámbito escolar puede ser importante la información aportada por el centro escolar y el profesorado. Aunque esto será una decisión de los padres y madres y del propio centro escolar.

El tratamiento de problemas infantiles en nuestro centro

Intervención temprana. Crecimiento feliz

Recogida de información con la familia

Lo primero que hacemos es hablar con los padres. El objetivo es obtener toda la información sobre el problema que actualmente presenta el niño (desde cuándo ocurre, cómo comenzó, etc.) así como información relacionada su desarrollo evolutivo.

[dropshadowbox align=”none” effect=”lifted-both” width=”auto” height=”” background_color=”#f0fafb” border_width=”1″ border_color=”#6cdffb” ]Nuestro centro dispone, entre otras herramientas, de baterías estandarizadas online (SENA). Se trata de instrumento dirigido a la detección de un amplio espectro de Problemas emocionales y de conducta desde los 3 hasta los 18 años. Dispone de una versión para profesores, otra para padres y otra para niños.[/dropshadowbox]

Recogida de información con el niño/a o adolescente

Lo siguiente que haremos es evaluar al niño, pero ¿cómo vamos a hacerlo? En el caso de los niños más pequeños, se realiza a través de juegos. En compañía de sus padres, hablamos y jugamos con los niños para obtener la información necesaria. En el caso de niños a partir de 6 años, se aplicará alguna prueba tipo cuestionario en el caso de que sea necesario. Siempre informando a sus padres previamente. En cualquier caso se realiza con material adaptado específicamente a ellos.

Comunicación de resultados y propuesta de intervención

Una vez tengamos la información se informará a los padres de las conclusiones. En algunos casos, el resultado confirmará las sospechas de los padres y en otros casos no. El Psicólogo Infantil informará sobre las estrategias a seguir para la solución de los problemas.

Puesta en práctica de las estrategias

Una vez los padres hayan entendido en qué consistirá la intervención o terapia se empezará la parte más práctica: la puesta en marcha de estrategias para disminuir la situación problemática. La duración total de la intervención dependerá de los avances de la familia. Al inicio se realizarán sesiones semanales. Cuando los padres perciban que los cambios se asientan se realizará una sesión quincenal y finalmente se continuará el seguimiento a través de teléfono. Los padres contarán en todo momento con el apoyo telefónico de nuestros psicólogos.

Seguimiento

Cuando la intervención finalice se realizará un seguimiento telefónico. El Psicólogo Infantil del centro siempre estará disponible para realizar una consulta o incluir una sesión de refuerzo.

Psicólogo Infantil
4.5 (90.67%) 15 votes